“Que al correr tus pies besen el suelo”.

  -“Empieza donde estés, usa lo que tengas. Haz lo que puedas” Arthur Ashe (tenista estadounidense que practicaba Mindfulness)

Hace un año y después de una tradicional y bien servida cena navideña, me desperté al día siguiente para viajar a Acapulco y pasar el fin de año en aquel puerto. Por azares del destino, ese 25 de diciembre me tocó subir a una báscula y me di cuenta que lo único que me había traído Santa Claus en esta ocasión era un costal de kilos. Mi sorpresa fue mayúscula pues hacía mucho tiempo que no veía esos números relacionados a mi peso corporal y entonces decidí que al día siguiente saldría a correr ya en la playa. 

Si bien siempre he estado vinculado al deporte (siendo el tenis la disciplina que he practicado desde pequeño) y ese mismo 2014 me había preparado y corrido 21 kilómetros (1:48) en el marco del Querétaro Maratón (ya aplicando técnicas de Mindfulness en mis entrenamientos y en la carrera), sin que yo lo supiera, mi relación con el running empezó a cambiar por completo en aquella víspera del año 2015. 

365 días y más de 1000 kilómetros después, puedo decir que hoy ya no corro por bajar la panza. Y no porque ya no la tenga, sino porque en el camino el running se volvió mucho más que una forma de cuidar la forma y el bienestar físico. De hecho, correr, nadar y rodar entre otras acciones deportivas, puede ser (si se aplican las actitudes y lineamentos adecuados) perfectamente equiparable con un práctica de Mindfulness conocida como Mindful Walking y cuyo objetivo es conectar (darnos cuenta) con las sensaciones y movimientos del cuerpo para traer a la mente al momento presente; en donde reside el bienestar y la excelencia de cualquier actividad humana. 

Es así que correr constantemente, en forma y como un hábito a lo largo de un año me ha permitido familiarizarme más con mi mente, conocerla en en la calma y en la agitación, conocerla en sus más agradables momentos (motivación, energía e inspiración) pero también en los más difíciles (cansancio, estrés y dolor); me ha permitido trabajar mi capacidad de atención sobre el aquí y el ahora y me ha permitido pasar cientos de horas en silencio y conmigo mismo

-“Igual que no puedes esperar levantarte un día y correr una maratón, no esperes que si te sientas dos veces a meditar 15 minutos, empezarás a experimentar la paz mental” Sakyong Mipham Rinpoche (autor del libro “Correr con la mente de la meditación” y corredor con más de 9 maratones en su haber). 

Ahora, por supuesto que ni entrenar la mente al correr ni mejorar como runner ha sido fácil y a veces un aprende equivocándose, cayendo y fallando (como en cualquier proceso de aprendizaje).

-“Deja el ego en el vestuario” Phil Jackson (El entrenador más ganador de la NBA y quien utilizó Mindfulness como parte de sus entrenamientos en los Bulls y lo Lakers). 

…y es que a largo de estos meses, uno de mis errores fue asumir que por tener medianamente algo de experiencia y conocimiento sobre la atención plena y las dinámicas de la mente, ser un buen corredor y cumplir con todos mis objetivos estaba dado. 

Contrario a lo que constantemente nos repite Tony Karam (Director y Fundador de Casa Tibet México), “espera lo mejor pero prepárate para lo peor”, y a pesar de perder dos semanas fundamentales de entrenamiento por una infección y mi lesión en la rodilla, mi ego fue capaz de engañarme una vez más; me llenó la mente de expectativas y me hizo creer que la prueba más enigmática del atletismo seria un trámite; duro golpe de realidad; mi primer maratón (4:20) me demostró que aún me falta un mundo para convertirme en un buen corredor y un universo para dominar la mente ante él cansancio, la incomodidad y el dolor. 

-“Un guerrero no deja de hacer lo que ama, encuentra amor en lo que hace” Peaceful Warrior 

Pero colgar los tenis por una experiencia distinta a la que mi mente, en su natural afán por viajar al futuro, me había adelantado o desanimarme sería el único y verdadero fracaso. Por el contrario, intentar no juzgarme y observarme con apertura y flexibilidad (puede gustarte o no lo que aparece en tu mente pero lo aceptas) ante esta experiencia, fue mi verdadero entrenamiento este año como un Mindful Runner. 
Adicionalmente y como mi última competencia de tenis universitario fue en 2009, adentrarme en el apasionante y demandante mundo del running me ha permitido seguir en contacto con los retos mentales y emocionales que vienen con cualquier competencia deportiva. Es decir que ya como entrenador mental y lejos de luchar en forma por ganar un partido al mejor de tres sets, correr carreras de 10, 15, 21 y 42 kilómetros me ha regresado la oportunidad de poner a prueba mis capacidades, de conocer mis virtudes, de aceptar, así como trabajar con mis carencias y de tener también un entendimiento más claro de lo que pasan los deportistas con los que trabajo a diario en sus distintos desafíos. 

-“Para enseñar a los demás, primero debes hacer algo muy duro; enderezarte a ti mismo” Buda 

26 de diciembre de 2015. Es hora de salir a trotar y me siento de maravilla: ¿Cuánto correré?, ¿A qué pasó?, ¿cómo me sentiré?, ¿romperé alguno de mis récords personales?, ¿Aquí empieza mi entrenamiento para el próximo maratón? 
De pronto tomo consciencia de estos pensamientos y los observo; inhalo, exhalo y recuerdo que lo único que importa al correr con consciencia plena es el presente. Así que muevo mi atención a las sensaciones que naturalmente llegan con esta acción; siento mi cuerpo, mi andar, mi respiración y hago mi mejor esfuerzo por quedarme anclado al aquí y al ahora. Por supuesto que hay expectativas, sueños, metas, sensaciones y cuestiones fuera del running que clamaran por mi atención, pero sí constantemente recuerdo y aplicó el sabio consejo de Thich Nhat Hanh (experto en Mindfulness y uno de los más reconocidos maestros Zen), “camina [en este caso corre] como si tus pies estuvieran besando el suelo”, mi mente cada día se hará más fuerte, atenta, resiliente y ecuánime.
Así que en 2016 a seguir corriendo y a seguir entrenado la mente. 

P.D. No creo en los propósitos, así que si están penando en establecer uno sobre hacer algo de ejercicio y mejorar su salud física, no esperen; salgan y háganlo. 

Les deseo un próspero y significativo año nuevo!!!

José Manuel Guevara 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s