Levantarse es fundamental pero no suficiente.

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de acompañar a una patinadora al Campeonato Nacional de su disciplina. Debo decir que hasta antes de empezar a trabajar con Andrea, mi conocimiento sobre el patinaje artístico era muy limitado; apenas lo que alguno llega a ver, escuchar y captar cada cuatro años en los olímpicos de invierno a través de la televisión.

Hoy día por supuesto no es que sea un experto en el tema, pero poco a poco he podido ir conociendo y familiarizándome más con este maravilloso deporte y sobre todo, con las dinámicas de la mente que un(a) patinador(a) experimenta en entrenamientos y/o competencias.

Sin embargo, no fue hasta este pasado Campeonato Nacional de Patinaje Artístico sobre Hielo que realmente pude reconocer una habilidad fundamental para estos deportistas (y de la cual muchos otros atletas podemos aprender): dice la sabiduría popular que “lo importante no es no caerse sino siempre levantarse”. Sin duda, la habilidad anterior y que habla de resiliencia emocional (un tema del que he escrito en otras ocasiones), es fundamental no sólo para la actividad deportiva sino para la vida misma. No obstante, si algo comprendí al ver a Andrea y a las demás competidoras es que para una patinadora o un patinador, no es suficiente.

Y es que estos deportistas deben realizar una serie de elementos en un tiempo que ronda entre los dos y los tres minutos y medio. Al realizar sus rutinas, el riesgo de cometer un error o caerse siempre es latente (el grado de dificultad de esta disciplina es innegable) y sí, al azotar contra el hielo la mayoría de l@s atletas se levantan inmediatamente. Sin embargo, si estos no logran desengancharse de lo sucedido y siguen desarrollando o proyectando la equivocación en su mente, no sólo terminarán por perder concentración sobre el momento a momento de su rutina y capacidad de ejecución (“la sobre carga de la atención reduce el control mental” Daniel Goleman), sino que la posibilidad de cometer otro error simplemente se incrementará (“En todo momento, aquello que atiendes determina tu realidad” William James).

Es así que visto desde el entrenamiento mental con base en la atención plena “levantarse” por supuesto es importante, pero más importante aún es que tan rápido puedes dejar pasar el error de la mente y mover tu atención a la única realidad que importa: la acción presente. Y es que si algo me impresionó al ver a las diferentes competidoras entrenar y presentar su rutina, es lo sencillo que puede llegar a ser advertir algún error u otra caída cuando vienen de afrontar alguna dificultad; su lenguaje corporal lo suele anunciar pues cuando nuestra atención se fragmenta, por lo general nos vemos menos ágiles, coordinados y hasta más torpes.

Finalmente y si de aprender a “no perseguir al conejo” se trata, sin duda la práctica de la atención plena se pinta sola.

¿Por qué?

 Bueno, te invito a consultar los siguientes textos para conocer un poco más de esta maravillosa herramienta pero antes, también aprovecho esta entrada para felicitar a Andrea por su destacada participación en esta competición. 

JMENTALAndrea.jpg Entradas Relacionadas:

Empezar a entrenar tu atención es tan fácil como comerte un dulce.

-Qué, por qué y para qué entrenar la mente en 10 puntos.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: JMental Training

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s