“Resiliencia emocional”, tu mejor aliado.

¿Conoces el término “resiliencia emocional”?

¿No?, pues no estaría mal que empezaras a hacerlo, pero sobre todo a identificarlo como una habilidad que se puede estimular y desarrollar en pos no solo de tu rendimiento sino de tu bienestar y felicidad.

Y es que precisamente en el boletín anterior escribía sobre como en el deporte, pero también en la vida, las dificultades, los problemas y los obstáculos siempre serán una variable constante y veces incluso llegando a conformar escenarios que perecieran terroríficos.

Por ejemplo y tomando como referencia un torneo de golf al que asistí apenas el pasado fin de semana para ver a varios de los jugadores con lo que trabajo, las condiciones fueron verdaderamente retadoras: una calor extenuante por momentos pero luego nublado y con un viento fuerte y cambiante, pausas por tormentas eléctricas, greenes rápidos, banderas complicadas y una competencia de alto nivel.

Ahora, sí creen que esos fueron los únicos estímulos que invitaban a los jugadores a perder la calma, piénselo de nuevo: la mala actitud de otros jugadores que acompañan nuestra ronda, una pelota con lodo, una pisada en el green que termina por sacar una bola que iba a buena, un distractor inadvertido, los errores, las oportunidades perdidas y la divagación mental hacía los posibles resultados.

En este sentido y aterrizándolo a tu propia disciplina deportiva, la pregunta es ¿Cómo reaccionarías—o reaccionas ya—ante este tipo de circunstancias?

Bueno, sin duda la gran mayoría de nosotros solemos perder la cabeza y nos abandonamos al caos; Empezamos por imaginar las terribles consecuencias de un mal inicio (aunque hay que decir que muchas veces la mente las exagera), aparecen así los juicios (no puedo, siempre es lo mismo, ya estoy harto, por qué me pasa esto si entreno como loco, etc.), entonces no podemos aceptar la realidad y nos peleamos con la experiencia (es que si no hubiera fallado, si no hubieran puesto la bandera ahí, si tan solo tuviera mejor suerte), con lo que llegan las emociones aflictivas (ansiedad, angustia, pánico, estrés, preocupación, y enojo) y finalmente sucumbimos, nos damos por vencidos o nos amargamos el momento.

No obstante y por increíble que parezca, existe una forma alternativa de reaccionar a este o cualquier otro tipo de dificultades, inconvenientes y/o obstáculos. En el “World Happiness Report 2015”, los autores y neurocientíficos Richard Davidson y Brianna S. Schuyler, definen la “resiliencia emocional” como la capacidad de no sucumbir a los efectos nocivos de las manipulaciones que causan estrés.

Se lee fácil ¿no?, pero por supuesto hay que entender que ante un escenario como el anteriormente descrito, la amígdala (región del cerebro donde nacen todas nuestras emociones) simplemente busca acercarnos a un mejor rendimiento, a un resultado, a las expectativas que nos generamos o a los objetivos que nos trazamos. Sin embargo, es un hecho que en ese instante poco o nada podemos hacer para cambiar la realidad que vivimos y que cuando la amígdala esta activa nuestra capacidad de perspectiva se limita considerablemente y entonces no podemos ver las consecuencias de nuestros actos y tampoco podemos entender que abandonarnos simplemente termina por complicar aún más las cosas.

¿Consecuencias cómo cuáles? Bueno, estas pueden ir desde poner un mal ejemplo a niños, niñas y jóvenes que nos están viendo jugar, pasando por comprometer nuestra eficiencia para competir y hasta poner en predicamento nuestro estado mental y emocional.

Es así que debemos entender a la “resiliencia emocional” como uno de los mejores aliados que puede tener un deportista, un aliado que nos permite recuperarnos prontamente de todos los obstáculos y dificultades que naturalmente nos encontramos en el terreno deportivo.

¿Cómo podemos empezar a desarrollar esta habilidad?

Bueno, ya decía William James que la mejor arma contra el estrés es nuestra capacidad de elegir un pensamiento sobre otro, nuestra habilidad para mover nuestra atención de un objeto que nos aflige a uno que no lo hace o incluso nos ayuda a relajarnos.

Y para ilustrar mejor lo anterior, les dejo este interesante video en donde muchos niños y niñas nos hablan de sus emociones aflictivas, de las sensaciones que estas les producen y de que hacen ellos para regularlas y recuperar la calma.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: JMental Training

JMENTAL88

Anuncios

One thought on ““Resiliencia emocional”, tu mejor aliado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s