La importancia de desafiarnos todos los días.

Cuando nuestra motivación está a tope porque vamos a afrontar un importante compromiso o porque nuestro desempeño ha sido muy bueno en las últimas semanas, es relativamente fácil mantener la energía y la concentración en las diferentes actividades que envuelven a nuestra disciplina.

Pero ¿qué pasa cuando acabamos de sufrir una dolorosa derrota, cuando empezamos a sentir que el entrenamiento se vuelve rutinario, cuando no hay una competencia cercana o incluso cuando estamos atravesando una crisis familiar, por mencionar algunas situaciones?

Por lo general ante un escenario como estos nuestra energía y capacidad para enfocarnos en una acción se vuelve pobre y deficiente. Y si bien lo anterior es completamente normal (todos los deportistas y de hecho, todas las personas, pasamos por altibajos en nuestros niveles de motivación), esto no quiere decir que no podamos aplicar un antídoto, no solo para estimularnos, sino para encontrar sensaciones agradables en nuestras actividades cotidianas e incluso encontrar una vía para dejar ir ciertas preocupaciones.

El antídoto del que les hablo es aprender a desafiarnos todos los días. Y es que como dice Sakyong Mipham Rimpoche, autor de “Running with de Mind of Meditation: Lessons for Training Body and Mind”, “el desafío es parte natural de la vida. Es lo que nos permite ir más allá de nuestro apego a la comodidad y a buscar nuevas experiencias. Si no apreciamos el desafío, nuestra meditación o entrenamiento se convierten en una rutina y entonces nos hundimos en un bache”.

Por lo que para cuidar nuestra motivación, concentración, rendimiento y disfrute de la actividad, debemos procurar, todos los días, fijarnos ciertos objetivos que estimulen a nuestra mente y a nuestro cuerpo a buscar la excelencia. No importa si es un entrenamiento o un partido amistoso, ponte una meta y esfuérzate verdaderamente por alcanzarla.

Ya verás cómo esto no solo hace más interesante un ejercicio o actividad que podría parecer simple o hasta aburrida, sino que también te llena de alegría.

Aun y cuando crees que tu situación personal no es la idónea para rendir al máximo, es maravilloso descubrir lo que desafiarnos aunado a un poco de perspectiva puede hacer. A fin de cuentas, “siempre habrá retos. En lugar de verlos como un problema, podemos considéralos nuevas fronteras” Sakyong Mipham Rimpoche

Así que ya lo sabes, si quieres procurar un estado mental y emocional que reditué en tu rendimiento y bienestar, no olvides fijar tus objetivos antes de iniciar cualquier actividad.

Recuerda, estos pueden ser mentales o físicos, simples o ambiciosos. Lo importante es decretarlos y saber que puedes alcanzarlos.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: JMental Training

objetivosEntradas Relacionadas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s