“Puedo mejorar considerablemente tu juego”.

Hablaba de los beneficios de la atención plena (mindfulness) con un golfista y entonces él me preguntó:

-Y el tip que salé en un capítulo de “The Mentalist”, ¿en verdad funciona?

Yo, como fan de la serie sabía exactamente al capítulo de la serie al que se refería.

Patrick Jane (el protagonista) a punta de pistola le dice en pocas palabras a un mafioso que si no lo mata, él le puede ayudar a mejorar considerablemente su juego.

El mafioso lo toma un tanto a burla y menciona que lo mismo le han dicho varias personas. Sin embargo, por diferentes razones que pueden observar en el vídeo, Sonny Battaglia (el tipo malo) le pregunta:

-¿Cómo puedo mejorar mi juego?

A lo que el mentalista responde:

-Lo que necesitas es un poco más de “flujo[1]” (flow).

Battaglia se muestra incrédulo y dice que cambió de parecer, “que le disparen”. Pero entonces Jane le pide que le diga cuál es su canción favorita…

Escena siguiente: vemos al mafioso cantando “Santa Lucia” y haciendo un extraordinario tiro.

Justo antes de golpear la pelota, la mente de golfista puede llenarse de cientos de pensamientos: algún error que acaban de cometer, alguna situación anterior complicada en el hoyo que están jugando, cómo va su score, si van a pasar el corte, ganar, perder, etc. Pensamientos, todos, que tienen un factor en común: no están enfocados en la experiencia presente.

Entonces, la sobrecarga de la atención reduce nuestro control mental y un tiro definitorio puede convertirse en toda una tragedia, por que aunado al error, la importancia que le damos al juego hace que lleguen una serie de emociones que no son fáciles de gestionar y bien podrían arruinar el resto de la jornada o competencia.

Pero entonces, ¿solo debo ir cantando como loco por el campo para mejorar mi juego?

Bueno, en realidad no es tan sencillo y más que desafinar con nuestra canción favorita (algo que no funcionará para todos) debemos aprender a mover nuestro foco de atención de aquellos pensamientos que nos generan molestia, angustia, ansiedad o nervios.

En el capítulo “A recipe for self-control” de su obra “Focus”, Daniel Goleman recuerda la famosa investigación en la que se invitaba a un grupo de niños y niñas de cuatro años de edad (pero de manera individual) a tomar un dulce o un bombón de la mesa si les apetecía, pero antes de que lo hicieran, se les decía:

-“Puedes tomar uno ahora si quieres. Pero si no te lo comes y esperas a que yo regrese de atender un pendiente, entonces puedes tener dos”.

Cabe mencionar que en la habitación no había ningún distractor: no había juguetes o libros, ni siquiera algún retrato o fotografía con la que los pequeños se pudieran entretener.

En los resultados, una tercera parte de los infantes tomó el bombón casi de inmediato, otra aguantó alrededor de 7 u 8 minutos y sólo la tercera parte restante logró esperar los interminables 15 minutos para recibir su recompensa.

Pero lo que es verdaderamente interesante de esta investigación, es lo que hacían los pequeños que lograron resistir hasta el final: algunos jugaban con sus manos, otros se tapaban los ojos y unos cuantos más cantaban.

Si los pequeños solo observaban al bombón, el bombón se iba”.

En conclusión, así como Jane dio un ancla al mafioso jugador de golf para que pudiera atender el aquí y el ahora y así mejorar su juego, los niños y niñas que obtuvieron dos bombones encontraron por si solos otro objeto en donde depositar su atención.

Así que ya lo sabes, no se trata de cantar (aunque en algunos casos puede ayudar; cada individuo debe investigar que anclas son las más efectivas pare él), sino de identificar dónde está nuestra atención y si estamos persiguiendo al conejo, moverla a un objeto que nos permita enfocarnos en el presente.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: JMental Training

Fuentes Consultadas:

  • One Year Follow-Up of Mindful Sport Performance Enhancement (MSPE) With Archers, Golfers, and Runners
  • Goleman Daniel. “Focus: The Hidden Driver of Excellence”.

[1] “El flujo es un estado de conciencia en el que una persona está completamente absorto en sus acciones y experimenta unidad entre la mente y el cuerpo (Csikszentmihalyi, 1990). Tanto la atención plena como “el flujo” de comparten un enfoque en la experiencia presente y se asocian a menudo con sentimientos de calma, serenidad y unidad mente-cuerpo, lo que sugiere que la práctica de mindfulness puede hacer que un atleta sea más propensos a experimentar “el flujo” y, por extensión, el rendimiento máximo (Gardner & Moore, 2004;. Kaufman et al, 2009)”.

EJERCICIOgolf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s