Desapégate de los resultados.

up16

En pocas palabras, el apego es aferrarse a alguien o a algo, asumiendo que este elemento por sí mismo nos dota de seguridad, bienestar y/o felicidad intrínseca. Y en el mundo deporte, es común encontrar a entrenadores, atletas, directivos y padres de familia que se sujetan compulsivamente a los resultados, al prestigio, a la fama y al reconocimiento; “porque si los tengo soy exitoso, si no es así, soy un fracaso”.

Lo anterior, por un lado nos habla de la incapacidad para entender la realidad del juego, en donde las victorias y las derrotas vienen y van, en donde los buenos y los malos momentos aparecen y desaparecen y en donde las “alegres” o “tristes” rachas simplemente no duran para siempre.

Y por otro lado, debemos considerar que el apego a los resultados es por lo general una rápida vía a la frustración, la insatisfacción, la depresión y hasta las lesiones.  

“Las personas son infelices porque no tienen lo que desean. Y cuando lo obtienen son infelices porque no lo pueden conservar para siempre”. (Peaceful Warrior)

Es por eso que esta ocasión quiero utilizar una escena de la película “Up: una aventura de altura”, para ilustrar el cómo el apego nos limita, nos ciega, nos detiene y nos bloquea, pero sobre todo, no nos permite desempeñarnos con libertad:

El señor Fredricksen recientemente ha perdido al gran amor de su vida y en su casa proyecta todos los recuerdos, las experiencias, vivencias y hasta la propia identidad de Ellie (su esposa). Es por eso que este personaje se aferra a lo único que él siente le queda, esos cuatro muros en donde construyeron su historia. Sin embargo y a lo largo de la trama, el intentar mantener su residencia eventualmente trae toda clase de complicaciones y sufrimiento para este señor. Hasta que un día, y para no abundar en más detalles, este hombre ya mayor se atreve a dar vuelta a la página y descubre un mensaje en donde Ellie le agradece por la extraordinaria aventura que compartieron y le pide que ahora vaya a buscar otra (aventura, no esposa).

Es así que ante el propio argumento de este largometraje, el señor Fredricksen se da cuenta que para cumplir el deseo de su compañera de vida debe dejar ir sus apegos. Entonces, para que la casa se eleve nuevamente este personaje simplemente se desase de todas sus pertenencias, de todos sus muebles y de todos aquellos objetos que de alguna u otra forma le recuerdan a Ellie. Siguiente escena: él y su hogar vuelan libres nuevamente.

Así como el señor Fredricksen proyectaba su felicidad, su bienestar y su seguridad en el hogar que él y su esposa habían construido, muchas veces en el deporte nosotros proyectamos estas condiciones sobre los resultados: si gano hoy seré feliz, me sentiré realizado y seguro de mí mismo.  

Sin embargo y a pesar de conseguir el triunfo que tanto anhelábamos, pronto descubrimos que aquellas sensaciones placenteras son breves, efímeras, impermanentes y que el riesgo de perderlas está de nuevo latente.  

Derivado de lo anterior, aparece la ansiedad, las dudas, la agitación mental y entonces estamos dispuestos a hacer todo (a veces hasta trampa) por mantenernos con la victoria. Es entonces cuando nos parecemos al obsesionado y aferrado señor Fredricksen que en su afán de proteger su seguridad a toda costa, no se daba cuenta del sufrimiento que ese deseo le provocaba. Y así como el protagonista de “UP” al principio es incapaz de ver más allá de los cuatro muros de su casa, nosotros también perdemos perspectiva y no es imposible disfrutar una competencia bajo ese estado mental.  Adicionalmente,  ante la angustia y el miedo que produce la idea de perder algo, nuestro estado fisiológico simplemente no podrá ser el óptimo para desempeñar al máximo nuestras capacidades.

Es por eso y finalmente, que tal y como el señor Fredricksen se percató que para disfrutar nuevamente de la vida y elevarse por los aires él debía dejar ir todas aquellas viejas pertenencias, los atletas (y quienes acompañan su desarrollo) deben (mos) comprender que para alcanzar todo su potencial, pero sin dejar de encontrar satisfacción por practicar su disciplina y cuidar su salud mental y emocional, deben dejar ir aquellos viejos paradigmas que los incitan a buscar el resultado como el fin que justifica todos los medios. 

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

TIP2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s