El expreso suizo a toda velocidad…próxima parada: Londres 2012

Roger Federer lo volvió a hacer. Nueve años después de ganar su primer Wimbledon, el gran tenista suizo volvió a levantar la mítica copa dorada del abierto británico.

El de Basilea, no partió como favorito y estuvo a tan solo dos puntos de quedar eliminado en la tercera ronda del torneo. Sin embargo, el talento y el hambre de gloria siempre estuvieron ahí. Roger salió con decisión a remontar el complicado partido contra Julien Benneteau (de dos sets abajo) y a partir de ese momento todo cambió.

Las huellas de la batalla anterior se hicieron presentes ante Xavier Malisse. Federer ganó, pero aún no convencía. Los dolores en la espalda pusieron en tela de juicio las posibilidades de Federer ante Novak Djockovic en un eminente juego de semifinales.

Pero entonces apareció la mejor versión del suizo. En cuartos de final aplastó al siempre complicado Mikhail Youzhny para después jugar un partido prácticamente perfecto contra el entonces número uno del mundo.

Con tan solo nueve errores no forzados, Federer demostró contra el serbio que sigue vigente y de paso se acercó a conquistar, de nuevo, el número uno del mundo.

El panorama en la final no era nada sencillo: Enfrente estaba el incomodísimo Andy Murray y el deseo de miles de británicos de ver por primera vez, desde 1936, a un local levantar la copa del torneo más prestigioso del tenis. Por primera vez, Federar no sería el consentido del público en la final del abierto británico, pero dos records–de Pete Sampras–estaban en la mira del suizo (7 títulos de Wimbledon y 286 semanas en la cima del ranking mundial).

Ya en la Final, Murray dio el primer golpe; con un soberbio tenis y con una actitud agresiva ganó el primer set (6/4). El escoses salió dispuesto a terminar con el “ya merito”; por fin le había arrebatado un set a Roger en un partido por el título.

El segundo set parecía que tendría al mismo dueño. El británico ganaba con autoridad su servicio y Federer se veía incomodo en la cancha. Murray tuvo cuatro puntos de rompimiento que no logró consolidar. Dicen los que saben, que cuando se tiene a un gran campeón en la lona, no hay que dejar que se levante. El escoses falló en esta tarea y no pudo concretar un golpe que pudo haber sido definitivo.

Federer no perdonó, supo mantenerse en los momentos más complicados y le robó el segundo set a Murray (7/5).

A partir de ese momento y una vez más, todo cambió: vino la lluvia, se cerró el techo de “La Catedral” del tenis y en un nuevo partido a dos de tres sets,  el suizo replanteo mejor las cosas y encontró sus mejores golpes.

Si bien nunca fue sencillo, Federer se mantuvo en control de las situaciones en el encuentro a partir de la pausa provocada por las inclemencias del tiempo; 6/3 y 6/4, Federer nuevamente Campeón de Wimbledon, Federer núevo número uno del mundo.

Sí, se dice fácil, pero es que a eso nos ha acostumbrado esta leyenda del deporte.

La conclusión es simple, no hay porque decir más: Roger Federer es el más grande la historia del tenis.

Es cierto, aún le falta ganar una medalla olímpica en singles, pero como auténtico reloj suizo, siempre puntual; Federer llegará en inmejorable momento a Londres 2012.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s